Por Dr. Mario del Frade. Abogado y profesor de Derecho Comercial y Societario en la Universidad del Salvador.

La Inspección General de Justicia ha dictado en 5 de agosto pasado la Resolución 34/2020 en virtud de la cual se impone un cupo femenino en ciertos órganos de ciertas sociedades. Esta norma se ha presentado como un avance en la integración de la mujer a la dinámica societaria y como un ariete en beneficio de su inclusión en la vida económica, pero como se verá no es lo que se anuncia, sino que constituye un peligro para las mujeres y un avance sobre la libertad solo explicable desde una lógica populista claramente manipuladora, pero en especial fruto de un desconocimiento de la actividad societaria por parte del legislador.

La resolución no alcanza a todas las sociedades, al final se explica en forma sencilla.

Según la norma los órganos afectados deberán contemplar la diversidad de género y contar con al menos un tercio de sus integrantes de género femenino. O sea que el directorio de esas S.A. sus sindicaturas y Consejos de Vigilancia, así como los órganos de administración y representación o control de las asociaciones, fundaciones y sociedades del estado, no podrán ya ser uninominales masculinos, sino que solo serán admitidas las que se constituyan en el futuro con un número de miembros mujeres que deberá oscilar entre 33,33 % y 100%.

Mujeres ejecutivas en empresas argentina

La gran mayoría de Sociedades Anónimas, como se ve, queda excluida del alcance de la norma, y también las SRL, sociedades Colectivas, en comandita Simple y por acciones, de economía Mixta, sociedades de Capital e Industria y con Participación estatal mayoritaria, según mi interpretación

Además, hay que tener en cuenta que las decisiones en las sociedades las toman los socios en Asamblea de accionistas, y a los directores les corresponde su ejecución

Sin embargo, la gestión del directorio resulta de gran importancia para el desarrollo de las sociedades pero no hay que olvidar que este tipo societario (SA) conlleva un enorme grado de responsabilidad de los administradores. Mientras los socios responden patrimonialmente frente a terceros por las obligaciones societarias solo hasta la integración del capital suscripto, los administradores lo hacen solidaria e ilimitadamente cuando actúan en conflicto del estatuto, de la ley o sin aprobación de su gestión por la Asamblea. Lo dicho conlleva que se ha cargado sobre el cupo femenino creado, una gran responsabilidad más que un privilegio

Abordado el alcance de la norma, corresponde estudiar el análisis de la misma y sus consecuencias:

Las mujeres son ahora presencia obligatoria en las responsabilidades pero no en las decisiones, las que son tomadas por una Asamblea que bien puede ser integrada solo por varones. En la práctica puede darse que una asamblea de hombres deposite en un directorio parcialmente integrado por mujeres la responsabilidad de las decisiones tomadas por la mayoría masculina. Inclusive, en virtud de la responsabilidad solidaria e ilimitada que recae sobre los directores, podría darse el caso de que un tercero ejecute contra una directora solvente un crédito que detenta contra una sociedad cuyos socios sean todos hombres y donde la mayoría del directorio sea masculino.

Mujeres empresarias y en directorio de empresas argentina - Cupo femenino

La realidad es que los órganos colegiados de las sociedades alcanzadas por la resolución tienen más responsabilidades que potestades.

Esto ocurre cuando los populismos avanzan sobre la libertad, y como en este caso sin conocimiento de la práctica societaria, inventan normas pretendidamente populares, como se ve, con la excusa de la inclusión, que no aportan nada a la diversidad ni al género supuestamente protegido

Las mujeres exitosas, las empresarias pujantes y las ejecutivas creadoras de empleo y de ganancias para sus empresas, no necesitaron ni necesitarán de leyes para generar riqueza, sino que es el mercado quien les proporciona, al igual que a los varones, el escenario propicio para desplegar sus habilidades y competir en procura de sus metas y las de las organizaciones que pugnan por contar con su participación

Las fuerzas de la creatividad humana, la potencia del trabajo manual, intelectual y artesanal no necesitan de leyes que artificialmente las instalen sino que únicamente la libertad y la motivación individual son capaces de desatarlas para generar la riqueza que se necesita para la producción y el crecimiento de las organizaciones públicas y privadas

Esta norma no agrega beneficio alguno para las mujeres y sí crea un caldo de cultivo para la utilización de testaferros sometidos a peligros patrimoniales que claramente redundará en un perjuicio para las mujeres que será el precio de un populismo sofista y manipulador.

     Explicación del alcance y la ley   

Para explicar el contexto en un lenguaje sencillo y desprovisto de tecnicismos, en primer lugar es necesario explicar que las sociedades comerciales se encuentran reguladas actualmente en la LGS (Ley general de sociedades, nombre que la Ley de Sociedades comerciales 19.550 recibe a partir de la sanción del Código Civil y Comercial de la Nación vigente desde el 1 de agosto de 2015) se organizan, como si fuera un particular “sistema republicano” con un órgano de administración y representación –algo parecido a un poder ejecutivo- denominado DIRECTORIO en las S. A., un órgano de decisión o deliberación –algo parecido a un poder legislativo- llamado ASAMBLEA, y uno o dos órganos de control –algo ya un poco menos parecido  pero con muchas funciones en común con un poder judicial- llamados respectivamente CONSEJO DE VIGILANCIA o  SINDICATURA

 En segundo lugar hay que tener en cuenta que, en lo atinente a las Sociedades comerciales, no todas quedan comprendidas en el régimen que se instaura con esta resolución de la IGJ, sino que únicamente afecta a algunas de las Sociedades Anónimas, a saber:

  • Sean de economía mixta estatal privada
  • Realicen operaciones de capitalización, ahorro o en cualquier forma requieran dinero o valores al público con promesas de prestaciones o beneficios futuros –entidades financieras-
  • Exploten concesiones o servicios públicos;
  • Se trate de sociedad controlante de o controlada de ellas

Y a las no comerciales

  • asociaciones civiles en proceso de constitución;
  • simples asociaciones que soliciten su inscripción en el registro voluntario;
  • fundaciones con un consejo de administración de integración temporaria y electiva y
  • Sociedades del Estado (Ley N° 20.705)

En tercer lugar debemos aclarar que esta es una norma dictada por la  IGJ, Inspección General de Justicia, que es el órgano de control de las Sociedades comerciales constituidas bajo la órbita de su competencia que es la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, quedando fuera de su alcance las sociedades que se constituyen en las provincias, las cuales, en virtud de la autonomía derivada los Artículos 105 y 121 de la Constitución Nacional, se dan su propias constituciones y organizan sus propias instituciones, entre otras facultades no delegadas.