Por el Dr. Mario Del Frade @mariodelfrade

Si bien el texto definitivo del proyecto de reforma judicial que se presentará en el Senado de la Nación aún no se conoce, ha trascendido la mayor parte de su articulado

Se propone aumentar el número de los jueces de la Corte y dividirla en Salas. Los jueces duran mientras dura su buena conducta: esta disposición constitucional tiene, entre otros fines, el de funcionar como uno de los llamados “frenos y contrapesos” entre los poderes para evitar que a periodos de los otros dos poderes acompañe uno de la CSJN. Carlos Menem amplió de cinco a nueve el número de miembros para obtener su mayoría automática. Nestor Kirchner promovió juicio político a casi todos los anteriores, lo cual le garantizó la ampliación del Alto tribunal

Ahora claramente se persigue aumentar el número de miembros para nombrar el número suficiente de jueces militantes y así alcanzar una corte adicta al Kircnerismo para dotar de “legalidad” a eventuales sobreseimientos o absoluciones de los funcionarios K, en especial Cristina. Como así también avalar atropellos contra la propiedad privada y los derechos de los ciudadanos.

La división en salas consiste en efectuar una división temática por fueros con una sala penal, otra civil, comercial y laboral, otra tributaria y contencioso administrativa, por ejemplo. De este modo, se absorben todos los casos penales (federales y ordinarios) para que sean tratados por una única sala de tres miembros fácilmente manipulables por el numero

Es muy clara la intención del PEN, intervenir en los juicios en trámite o futuros para convalidar las decisiones tomadas en otras oficinas por jueces militantes que respondan a las decisiones del poder. Del mismo modo, esta configuración del Tribunal Supremo servirá para asegurar persecuciones y juicios armados contra opositores, periodistas y abogados. Como así también ir en contra de los derechos de propiedad, herencia, familia, etc.

En la misma línea se encuentra la intención de este proyecto de modificar el modo de interposición del Recurso Extraordinario, que es la vía procesal por la que hoy se accede a la corte cuando esta funciona como tribunal de alzada de las Cámaras de Apelaciones y Casación como control de constitucionalidad. Actualmente este camino exige el agotamiento de las instancias inferiores y también que el asunto verse sobre cuestiones en las que se ponen en juego preceptos de la Constitución Nacional. Muy probablemente se habilitará una vía “atajo”, para que en cualquier instancia de la causa, una de las partes, sin sentencia firme, pueda acceder a la nueva Corte para torcer el rumbo de la causa, finalizarla, o “dormirla” según las conveniencias del poder.

Otra medida que se anuncia es la unificación de los fueros federal penal y ordinario penal de instrucción. Actualmente en las causas de corrupción conocen los jueces federales por estar comprometido el interés del gobierno nacional. Con este cambio, se diluye en un número mucho más grande de juzgados (el doble) la posibilidad de asiento de las causas de corrupción

Se forma una “comisión de notables” que asesorarán al presidente en la puesta en funcionamiento del proyecto. Fernández repite el exitoso formato de depositar en un grupo con autoridad las decisiones que no tiene coraje de presentar como propias ante la sociedad. En el tratamiento de la pandemia COVID-19 nombró un grupo de asesores que nunca presentó en sociedad y a los que denominó “los científicos que me asesoran”. La mayoría de ellos son funcionarios, ex funcionarios, juristas con autoridad diversa y trayectorias heterogéneas y formalmente, al igual que los “científicos”, portadores de una opinión no vinculante a los efectos formales para una empresa de semejante magnitud. Tampoco se entiende el porqué de la formación de este cuerpo informal cuando el PEN tiene una Asesoría Legal y Técnica que tiene un centenar de funcionarios a los que el Estado les paga para hacer ese mismo trabajo. Y muy particularmente resulta destacable que la decisión queda en manos del Congreso, lo cual hace más curiosa la irrupción de los notables. Vuelve a burlarse el Kirchnerismo de la división de poderes, ya que el Ejecutivo debería limitarse a la presentación del proyecto y no a su tratamiento, cualquiera sea la instancia del mismo. Todos los legisladores cuentan con equipos, asesores y recursos para analizar el proyecto y sancionar o no la iniciativa.

No cabe duda de que una vez más se pretende esconder decisiones ya adoptadas bajo la pantalla de una “consulta al oráculo” que no es tal, la realidad es que los supuestos iluminados actuarán bajo las órdenes de CFK. Basta ver la nómina.

Reforma judicial - impunidad a los casos de corrupción

Queda más que claro, por otra parte, que no existe ni la urgencia ni los recursos para intentar esta incongruente reforma en este momento. Julio de 2020 es quizá el momento más inoportuno en términos de infraestructura.

De prosperar esta iniciativa, el ciudadano común no podrá nunca más confiar en los periodistas, porque estos actuarán bajo la amenaza de represalias de llevarlos a los estrados judiciales por sus opiniones, por sus fuentes y por la colaboración con medios de difusión que se presentarán como enemigos del pueblo ante la opinión pública. Recordemos que la libertad de prensa no es un privilegio del periodista sino un derecho del ciudadano a ser informado por todas las voces y formar de modo plural su opinión.

De prosperar esta iniciativa, todas las cuestiones judiciales como expropiaciones, avances sobre la libertad ambulatoria, de ejercicio profesional, de circular y viajar, quedarán a merced de la conveniencia del poder del Kirchnerismo y ya no será posible recurrir a una instancia ulterior, porque la última ratio, la Justicia, quedará secuestrada por el gobierno unificado

De prosperar esta iniciativa, no solo se dará finiquito a los juicios por corrupción contra los que se apropiaron del patrimonio público, sino que se promoverán nuevas causas contra opositores que contarán con la complacencia del máximo tribunal y seguras condenas en los casos que así le convenga al Kirchnerismo

De prosperar esta iniciativa, se profundizará la intromisión del Poder ejecutivo en la intimidad en redes sociales, el patrullaje cibernético y la actividad de los espías.

De prosperar esta iniciativa, los juicios contra el estado se convertirán en una quimera, y los reclamos de jubilados, contribuyentes o expropiados resultarán vanos e inútiles. Hacer política será peligroso y utópico

En síntesis, de prosperar esta iniciativa, todas nuestras garantías constitucionales quedarán en manos de intérpretes de la Constitución que obrarán según lo que se decida en el Foro de San Pablo (hoy conferencia de Puebla), y la Argentina se dirigirá decididamente a un Chavismo reforzado y perfeccionado que echará por tierra la totalidad de nuestros sueños y el futuro de nuestros hijos